29 de octubre de 2009

En mi prisión

Te voy a denunciar por
robar mi corazón...
y
Voy a encerrarte en la prisión
de mis piernas...

No necesitaras abogado que te defienda...
seguro aceptaras esa condena

¿Acaso tienes alguna queja?