18 de marzo de 2009

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido.
Luis Eduardo Aute- Sin tu latido

Vivo diciendo que no me importa que podre sobrevivir
pero la verdad no, no puedo me importa y lo necesito...
Necesito amor, sexo y dinero y no precisamente en ese orden.