25 de diciembre de 2008

Olores que traen recuerdos



La casa huele a jengibre, a naranja,

a limón y otras hierbas aromáticas.



No parece navidad, parece primavera por la brisa fresca a fuera y el polvo grita primavera pero es invierno.



En Santo Domingo no hay cambio de estaciones sino de temperatura, en invierno hace una brisa más fresca y el sol es menos picante que en otros meses.



En primavera el polen de las flores se sienten en la gripe de la gente. El verano es súper caluroso.



En el otoño hay una mezcla de lluvia y calor que a cualquier lo vuelve loco. Con justa razón los conquistadores se morían con este cambio de clima y con los zancudos que se forman en cada charco.



Este olor que se me mete en la nariz me trae recuerdos de sentimientos ocultos, de experiencias vividas en otras vidas, hoy tengo ánimo de romance, de comenzar de cero y escribir en líneas en blanco la historia más bonita del mundo.



Quisiera tantas cosas pero solo consigo escribir de los olores que se me meten por la nariz y me recuerdan que estoy viva.



El olor de tu perfume, el olor de aquella cerveza en tu boca, el olor del agua que mojaba tu cuerpo, el olor de tu cuerpo y el mío, la verdad mi nariz me esta condenando. . .



¿Cómo volver a sentir aquellas cosas que por los olores me recuerdan al amor que viví contigo?