19 de diciembre de 2008

Lo que quiero hacerte

-->
-->

Esto es lo que tengo ganas de hacerte. . .



Besar tu boca con ansias, introducir mi lengua en tu boca y jugar con tu lengua, mientras con mis manos desabrocho tu camisa y acaricio tu pecho por debajo de la camiseta.

Estas caliente así como yo ansiosa pero mi tortura apenas empieza, voy a volverte loco y no podrás ya olvidarte de mí aunque sea solo esta noche me recordaras siempre.

Dejo tu boca por un instante para concentrarme en otra parte de tu cuerpo que me provoca profundo placer. . .

Tu cuello voy besando despacio sin dejar ninguna marca no ser que otra la encuentre.

Te quito la camisa, tú estás perdiendo la paciencia y yo estoy disfrutándolo mucho.

Me encanta tenerte así, llevarte al limite de la pasión, enloquecerte, no solo tu cuerpo sino también tu corazón.

¡En el amor y el sexo todo se vale!


Besos en tu cuello, en tu boca y en tu pecho despacio voy bajando hasta el cinturón del pantalón donde ya es visible tu excitación, yo sigo con mis juegos pero ya no puedo esperar mucho tiempo.

Te abrazo mientras termino de desnudarte, estas como un adonis frente a mi, ni Zeus en toda su gloria se comparan a ti.

La temperatura del cuarto comenzó a subir me tomas de la mano, ya desnuda y me llevas a la ducha el agua fría moja mi cuerpo caliente.

Todo mi ser se desespera por sentirte, por tenerte, por que me poseas, tu te deleitas besando mi cuerpo, mis senos, mi sexo, mis piernas tiemblan y mi voz se confunde con mis gemidos.
“Te deseo” quiero decir pero que va no puedo.

Devuelta a la habitación con el cuerpo mojado por el agua me tiras en la cama como a una cualquiera pero me besas como a ninguna otra ya no aguanto más.
El torturador se convierte ahora en el torturado.

Vas introduciendo tu miembro viril en mi vagina un grito ahogado sale de mi.
¡Dios mío! No recuerdo haberme sentido así.

Tus movimientos son suaves al principio y al sonido de mis gemidos aumentan su potencia, creo que he muerto y estoy en el cielo, de mi boca sale un te quiero y de mis labios se escapa un beso.
Tu me miras penetrando con tus ojos mi alma, tus gemidos ahogados me dan muestra de que lo has disfrutado.

No eres como otros hombres con los que he estado, tu eres diferente me has hecho sentir, me has llevado al éxtasis, me has hecho sentir cómoda, te has dormido abrazando mi cuerpo aunque has despertado abrazando la almohada…

Eso en pocas palabras es lo que tengo ganas de hacerte. . . volverme loca contigo. . . y abandonar tu cama en la madrugada. . .