24 de octubre de 2008

Vibora Venenosa

-Tu aún me quieres...

Aquella frase encerraba muchas cosas. Ella lo mira, aquellas palabras lo desarmaban completamente. Ellos nunca hablaban de frente.


-Todavía estás con ella?

-No...-Mintió

-Nunca fuiste bueno mintiendo.


Él sonrió, miraba por la ventana comenzó a llover. Ella sintió nostálgia.

¿Qué tenía ella que podía desarmarlo con su presencia?

Ella se acercó a él, sintió deseos de apoderarse de su cuerpo como siempre.


"Di que me amas" deseo él.


Él seguía dándole la espalda.


-Eres una vibora venenosa, no puedo sacarme tu veneno.


-¿Cómo pretendías sacártelo?