17 de octubre de 2008

Mi lección



Ese es mi corazón.

Estoy emocionada, me siento feliz.
No me ha ido bien en mis exámenes de la universidad, estoy comiendo mal y casi no duermo pero aún así me siento bien.

Todavía no logro entender como funciona el amor o como es que nos hace reír, llorar, brincar, correr y todo eso, pero no es del amor que quiero hablarles.

No estoy enamorada (de eso me dí cuenta hace unos días) porque si lo estuviera me sentiría diferente, es algo muy diferente a enamorarse es algo mucho mejor.

Me siento satisfecha conmigo misma, por haber aprendido a decir lo que quiero y me siento amada por mi misma, por no jugar a la gallinita ciega con mi corazón.

A principios de este año dije que nada, ni nadie me iba a distraer de mis objetivos de terminar mi carrera y de convertirme en una profesional.

No lo he cumplido totalmente, pero no he perdido
mi tiempo en ilusiones vacías como solía
hacerlo antes o en personas que no valen nada.

Aprender a evitar una desilusión que no es algo
que se aprende todos los días es algo muy valioso.
De mi parte ha sido una de las cosas que este
año he aprendido y que han sido geniales

Agradezco a todos los que opinaron en el último post pues me ayudaron a ver las cosas desde otro punto de vista.
Es mejor saber lo que sientes y no jugar con los
sentimientos de nadie

Como siempre yo termino enamorándome de mis mejores amigos, he aprendido que prefiero tenerlos como amigos que perderlos para siempre.

En cuanto a mi amigo.
Bueno hablamos, él sigue intentando conquistarme,
yo seguiré intentando ser su amiga por
el tiempo que sea necesario, antes de intentar
ser algo más.