22 de octubre de 2008

Hoy no puedo amarte...

Esto comenzo como un desahogo por una situación familiar que me abruma en estos días y termino convirtiéndose en una carta de despedida al amor de mi vida, no se porque tengo que ser tan drástica y dejarlo ir, pero es que la verdad no quiero hacerlo sufrir.

Yo tengo muchos problemas emocionales y no quisiera que él se viera envuelto en estas situaciones en las que ni yo mismo soy capaz de comprender... se que algún día, quizás en unas horas me arrepienta de haber enviado ese correo y quiera borrar cada una de sus palabras, pero ya esta lo envié y no puedo meterme en la red para simplemente sacarlo, espero que él pueda perdonarme.



Documento oficial.

Prometí Amarte Pero No Puedo

Hola Amor mío ¿Cómo estás?

Sé que tú y yo hemos pasado unos días hermosos y que ambos nos hemos reído, molestados y hasta sufrido juntos y yo sé que te quiero, que te adoro, que me vuelves loca y que a veces no puedo vivir sin ti a veces quisiera matarte.

Sin embargo hoy no puedo amarte me siento sin ánimos para quererte, para hacerte reír, para hacerte sufrir sé que prometí amarte pero hoy simplemente no puedo... me he dado cuenta de algunas cosas.

Estoy sumida en una profunda tristeza casi en depresión, no tengo amigos verdaderos, no tengo dinero, tampoco trabajo, mi familia cree que estoy loca y en realidad lo estoy, encima de todo eso yo no tengo nada que ofrecerte, nada que brindarte, nada que darte, ni siquiera puedo darte un beso o hacerte verdaderamente feliz.

Me siento inútil, vacía, inservible, poca cosa... yo solo quisiera poder tener algo para ofrecerte. Mi vida esta vacía y solo la llena tu amor. Quisiera abandonarlo todo y volver a comenzar desde cero...contigo.

Sé que prometí amarte pero hoy no puedo, me siento muy poca cosa para ti, encima está la distancia que me impide estar contigo como quisiera, me duermo imaginando tus brazos, tus besos en mi espalda, tu sonrisa, tus caricias, tu perfume, cuando despierto me doy cuenta de que no estás y de que yo no estoy contigo.

Sé que prometí amarte pero hoy no puedo... es que hoy me he dado cuenta de que todo un mundo nos separa y no son solo miles de kilómetros, sino mi vida y la tuya, tu país y el mío, tu familia y la mía...

Sé que yo he prometido estar ahí para ti sin embargo hoy voy a dormir y voy a desear morir porque la verdad no puedo vivir así... perdóname si algún daño te cause, si con mi forma de ser tu corazón lastime, perdóname por haber intentado conquistar tu corazón, seducirte, enamorarte. ¡Perdón!

No sé si puedas perdonarme... no sé si algún día yo pueda volver a amar como te amo a ti, pero hoy siento un hueco muy grande en mi corazón y en lo único que pienso es en alejarme para no lastimarte o lastimarme.

Si tienes alguna queja puedes presentar tu apelación ante la jurisdicción competente en este caso mi corazón.



3 comentarios:

  1. Muchachaaaa, eso son momentos tristes que uno vive. Manana todo sera diferente, dale a el una oportunidad y ati tambien. SUERTE. Cuidate.

    ResponderEliminar
  2. Como decimos en España, joder!!
    Que carta tan, tan, sincera, desgarradora, profunda, sentimental, dura, tierna, dulce, amarga y sobre todo directa, directa a lo que más nos duele, y no hablo del bolsillo, sino del corazón.
    Mucho ánimo niña!!

    ResponderEliminar
  3. bueno..siempre casi siempre se actua por impulso en un momento asi pudiste haber enviado ese correo..pero es porque te sientes triste y deprimida..me ha pasado y te comprendo son esos momentos en que quieres mandar a todo el mundo muy lejos..pero no son ellos ..somos nosotros solo de nostros mismos depende como queremos sentirnos..mas bien creo que debias acercarte mas a quien amas..refugiate en el en sus brazos..abrigate con su amor y su cariño eso es lo que necesitas muchos apapachos..no los desprecies..eso te hara mejor y ademas el sabra que lo amas y lo necesitas..no sufras..es tu decision sufrir o ser feliz..decidete por lo segundo ..es mas sano..bueno mi humilde opinion espero te sirva de algo..besos y suerte.

    ResponderEliminar

Deja tu huella