24 de octubre de 2008

El muro.

Ella tomó entre sus manos la taza de café vacía y la llevo a la pequeña cocina, estaba cansada de discutir.

Su cuerpo se movía ligeramente aunque ya le comenzaban a pesar los años, había accedido a escribir aquel libro con él cuando el amor que sentían era maravilloso.

Él seguía queriendo estar a su lado. Pero con el paso del tiempo un muro se formó entre ellos.

Y ya luego fue imposible de verse las caras a través de las paredes de aquel muro que se forma con el tiempo.